Si usted piensa que tiene un problema legal o pudiera tenerlo, le prestamos, primeramente, nuestro asesoramiento jurídico, ya que la previsión es la mejor herramienta para minimizar costes.

Posteriormente, si es preciso acudir a la vía judicial, le asistiremos ante los tribunales con el fin de obtener una sentencia favorable.

Las áreas más habituales de nuestra actividad son las siguientes:

DERECHO CIVIL

  • Derecho de familia:
    • divorcio, separación y nulidad matrimonial
    • problemas de custodia
    • determinación y reclamación de gastos extraordinarios
    • custodia compartida
    • adopciones
    • privación o suspensión de patria potestad
    • reclamaciones o impugnaciones de paternidad
  • Herencias:
    • declaración de herederos
    • partición hereditaria
    • procedimientos relacionados con la capacidad de las personas
    • elaboración y presentación de impuesto de sucesiones.
  • Propiedad horizontal:
    • asistencia a juntas de propietarios
    • impugnación de acuerdos
    • derramas, estatutos
    • desafectación de elementos comunes
    • reclamación a morosos
    • reclamación por defectos de construcción.
  • Derecho bancario:
    • nulidad de cláusulas abusivas
    • cláusulas suelo
    • reclamación de gastos bancarios
    • hipotecas multidivisa.
  • Tráfico:
    • reclamación por daños, lesiones o fallecimiento
  • Derecho mercantil
  • Responsabilidad contractual y extracontractual
  • Arrendamientos

DERECHO PENAL

  • abandono de familia
  • delito de impago de pensiones
  • malos tratos en el ámbito familiar
  • retirada del permiso de conducción
  • alcoholemias
  • delitos económicos

DERECHO ADMINISTRATIVO

  • procedimientos sancionadores en materia administrativa, tributaria y en el orden social
  • procedimientos disciplinarios
  • responsabilidad patrimonial de las administraciones públicas
  • derecho funcionarial
  • contratación pública
  • expropiaciones

DERECHO URBANÍSTICO

Además, el despacho también cuenta con personal cualificado para ejercer la mediación. La mediación es una técnica no adversarial de resolución de conflictos. Es decir, es un sistema alternativo al litigio (resolución de conflictos por medio de un juez/tribunal) más pacífico y constructivo, al cual las dos partes acuden voluntariamente para adoptar un acuerdo en conjunto con ayuda del mediador, un tercero neutral. Solo algunos casos pueden resolverse por mediación (art. 2 de la Ley 5/2012).